Saltar al contenido
Cuidandolasalud.com

Qué incorporar a la dieta para ayudar a reducir la celulitis

celulitis

En el momento de combatir contra la celulitis, no solo los tratamientos y el deporte son de ayuda; la nutrición además juega un papel primordial. Con los consejos y la dieta anticelulitis que hoy te sugiero, lograrás achicar la grasa y la celulitis localizadas.

Se comentó y escrito mucho sobre tratamientos para remover la celulitis. Es en este momento cuando las revistas más chic y los blogs de hermosura más glamurosos nos empiezan a acordarse de nuevo qué, 9 de cada 10 mujeres sufrimos celulitis.

Por eso, antes de deprimirnos y lamentarnos por no ser una de las afortunadas que están en ese 10%; vamos a conocer que hay de cierto en todo lo relacionado con la celulitis.

En este articulo me he me propuesto un objetivos:

  • El primero, ser resolutiva. Quiero decir, ofrecer respuesta a las cuestiones que más te preocupan y desmitificar enormes creencias sobre la celulitis.

¿Qué tienes que entender de la celulitis?

¿Por qué hace aparición la celulitis?

Ya que bien, no hay una causa exclusivamente, los factores son bastantes y muy diversos.

Es verdad que hay una predisposición genética a amontonar más grande proporción de grasa en ciertas zonas (glúteos, caderas y abdomen) y que nuestro sistema hormonal nos juega malas pasadas (los estrógenos benefician la retención de líquidos y la progesterona incrementan el volumen de las células de grasas).

Pero el consumo de café, tabaco y alcohol, la carencia de ejercicio o el estilo de vida y el estrés de hoy además tiene mucho que ver en el momento de tener piel de naranja.

¿Tener celulitis es sinónimo de estar gorda?

¡No, No y No! Hay personas delgadas que tienen celulitis y otras con sobrepeso u obesidad que no tienen.

Lo que sí es verdad es que, si eres de las que tiene inclinación a sufrirla, cuanto más te subas de peso más incrementa el volumen y más se refleja.

¿La celulitis desaparece?

No, jamás vamos a remover la celulitis finalmente.

Hay que ser conscientes de que se puede hacer mejor, impedir o calmar sus indicios, pero nada más.

¿La nutrición influye?

¡Por supuesto que sí! La nutrición es primordial tanto para impedir la aparición de las celulitis como para hacer mejor la irrigación de la sangre y las probables afecciones que tienen la posibilidad de derivar de ella.

¿Cuáles son nuestros peores contrincantes?

Las carnes grasas, los lácteos enteros, los embutidos, los fritos, las salsas, la bollería, el azúcar y el abuso de las féculas.

Si eres de las que adora los platos de pasta, vigila porque lo que el cuerpo no usa lo almacena con apariencia de grasa.

Dieta anticelulitis mensual

Hay que hacer una dieta balanceada y equilibrada que integre frutas y verduras depurativas (espárragos, cebolla, apio, calabacín, manzana, piña) y que favorezcan el efecto diurético. Para eso, lo más relevante es no salar o salar muy poco los comestibles.

Además, debemos integrar comestibles ricos en vitamina C (pimiento, brócoli, grosellas, kiwi o papaya), que por medio de su aptitud antioxidante endurecen el sistema circulatorio y mantienen la firmeza y flexibilidad de la piel. Si tienes ganas de saber más, ¡descubre estos 5 comestibles que mejorarán el estado de tu piel!

Otro punto elemental para batallar la celulitis es incrementar la dosis de hierro. Si los escenarios de hierro en sangre son bajos (un inconveniente muy habitual entre las mujeres), no llega el bastante oxígeno a las células. Es entonces cuando la grasa no se quema se queda acumulada. Impulsar comestibles del mar como: almejas, chirlas, sardinas, o anchoas es una aceptable sugerencia.

Todo ello adjuntado con una precisa hidratación (aconsejable 2 litros al día) es la preferible conjunción para encender la circulación y intentar frenar el avance de la celulitis. Una razón más para beber agua, pero además infusiones, zumos, caldos, sopas…